domingo, 14 de agosto de 2016

Experiencia en traducción

Estoy segura de que no soy la única a la que, alguna vez (por desgracia, suele ser más de una) una empresa le ha cerrado la puerta en las narices por «no tener la experiencia suficiente para el cargo».

En los tiempos que corren, la experiencia ha acabado por convertirse en la gran meta, y al mismo tiempo, la gran némesis de cualquier traductor novel (Que no nobel, ¡ya quisiéramos!). Aunque puede llegar a ser comprensible que una empresa se muestre reacia a contratar a alguien de quien no puede encontrar ninguna referencia anterior, para nosotros suele ser bastante complicado conseguir esa anhelada experiencia si nadie nos da una oportunidad.

Por suerte, siempre hay algunos «trucos» para consolidar nuestro currículum y nuestro bagaje profesional. En esta entrada voy a hablaros de algunas de las soluciones que he encontrado basándome en mi experiencia personal y la de otros colegas del gremio, y centrándome especialmente en mi campo de especialidad: la traducción audiovisual.

¿Cómo conseguir experiencia sin trabajar? ¡Aquí tenéis algunas formas!
·         Voluntariados de traducción: En Internet podéis encontrar un gran número de páginas que necesitan voluntarios que traduzcan su contenido.
Un buen ejemplo es el sitio web TED. Ideas worth spreading. (https://www.ted.com). Por si no la conocéis, es una organización no lucrativa que se dedica a hacer conferencias de temas muy diversos, a menudo con la finalidad de motivar a sus oyentes. Esta página tiene una comunidad de voluntarios que se dedican a subtitular dichas charlas, para que estas puedan llegar a todo el mundo.
·         Fansub: Como su nombre indica, los fansub son subtítulos creados por fans. Es bastante fácil entrar a un grupo de fansubbers (especialmente si tenéis un título de traductor y un par de idiomas bajo el brazo).
Suelen estar caracterizados por su rapidez, y en algunos casos, pueden satisfacer de mejor forma a su público. Por ejemplo, los fansubbers de anime suelen poner notas en sus traducciones que pueden llegar a ser tan largas que te obligan a pausar el vídeo para ser capaz de leerlas. Esto suele satisfacer el deseo de los espectadores que pretenden aprender cosas sobre la cultura y la lengua origen mientras ven el capítulo. Eso sí: ¡Nada de notas en subtitulación profesional!
Por otra parte, hay que tener cuidado al entrar en este mundo: No vais a dejar una buena marca personal si trabajáis para un Fansub que comete errores ortotipográficos o que carece de coherencia formal.
·         Prácticas en empresa: Esta es definitivamente la mejor forma de adquirir experiencia, ya que las prácticas son un simulacro de una situación laboral real. Puedes hacer tanto prácticas curriculares como extracurriculares, y si os hacéis el ánimo, ¡hasta en el extranjero!
·         Concursos de traducción: ¿Qué mejor forma de vender vuestra imagen, que habiendo sido ganadores de algún concurso? Hay concursos tanto para traductores profesionales, como para traductores amateur, que pueden quedar fenomenal en vuestro currículum.


Estas son solo algunas de las muchas formas que hay de «conseguir experiencia sin tener experiencia». ¡Cortémosle la cola a la pescadilla! Como podéis ver, y aunque a veces no sea fácil, verdaderamente se puede despegar en el mundo de la traducción sin haber trabajado antes, porque todos hemos empezado alguna vez.

Cristina Puig

No hay comentarios:

Publicar un comentario